Ventilación de la sala de compresores (salida de aire)

La ventilación adecuada en la estación de aire comprimido es necesaria para asegurar la disponibilidad del aire comprimido y reducir los costos de mantenimiento. Si la temperatura exterior cae por debajo de los +5 °C deberá templarse la sala con una circulación de aire.

1. Transporte sencillo del aire al exterior

Los canales de salida de aire de la estación de aire comprimido cumplen un objetivo importante: Transportan al exterior el aire de refrigeración caliente, y con él, el calor generado por los motores y los compresores (figura 1).

En los compresores modernos el calor generado por distintas fuentes sale por una única salida (figura 1, lupa). Esta salida cuenta con un empalme de lona flexible que puede conectarse fácilmente al canal de salida (figura 2). Si la temperatura exterior es superior a +10 °C, todo el calor generado se transporta con el aire al exterior de la sala. En el caso de compresores viejos, deberán conectarse canales individuales a las salidas de cada uno de ellos.

Ventilación de sala de compresores

Figura 1: Sistema de ventilación con un canal individual por compresor

Ventilación de sala de compresores

Figura 2: Conexión de ventilación del compresor con empalme de lona

2. Instalar el canal colector

Si no es posible instalar canales de salida individuales, la solución será un canal colector (figura 3). Para conectar correctamente los compresores serán necesarias rejillas de retención. Cerradas, evitan que el aire caliente retorne a la estación de compresores en las fases de parada del compresor correspondiente. Las rejillas motorizadas reducen la pérdida de presión y pueden controlarse con la señal “Motor en operación”. Las chapas deflectoras en el canal colector evitan pérdidas de presión.

3. Templar con circulación de aire

Si las temperaturas exteriores son inferiores a +5 °C deberá haber un sistema de rejillas de circulación que se activen a partir de +10 °C y que se abran más o menos según la temperatura que haga (figura 1). En las estaciones que pasen mucho tiempo en parada total deberá instalarse un sistema de calefacción auxiliar que mantenga la temperatura de la sala por encima de +5 °C.

4. Ventilación de los secadores refrigerativos

Ventilación de sala de compresores

Figura 3: Sistema de ventilación con canal colector para todos los compresores

Los secadores refrigerativos generan un calor que equivale aproximadamente a la potencia eléctrica que consumen multiplicada por cuatro. Por eso necesitan un sistema de ventilación propio con ventilador controlado termostáticamente (figuras 1 y 3). Si la estación cuenta con varios secadores refrigerativos, el ventilador deberá tener un control por escalones que se active a partir de +20 °C. Como este sistema de ventilación no funciona continuamente, el canal de salida no deberá apoyarse directamente sobre el secador.

5. Diseñar y regular correctamente los sistemas de ventilación

Todos los sistemas de ventilación deben diseñarse de modo que no provoquen más pérdidas de presión que la presión residual de la máquina de menor tamaño de la estación. De otro modo, el aire de salida de esta máquina podría retornar a la sala. Si la presión residual no es suficiente habrá que instalar ventiladores auxiliares. Las trampillas deben regularse automáticamente por medio de termostatos instalados en la sala y en los compresores. Para poder reconocer de inmediato las disfunciones de las trampillas y transmitir la información a los sistemas de mando, se recomienda el uso de un controlador maestro como “SIGMA AIR MANAGER”.

6. Caso especial: refrigeración por agua

Como los compresores refrigerados por agua convierten el 20% de la potencia instalada en calor derivado, en su caso también será necesario planificar una ventilación acorde.

Fotos fuente Kaeser Kompresoren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *